Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 1336 invitados conectado(s)

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

Image Contador de Historias

Por: Héctor Urrego Caballero

Desde que apareció en la escena ciclística, el español  Alberto Contador demostró que había nacido para ganar y por lo tanto para ser campeón de uno de los deportes más rudos y exigentes que se practica en el mundo. Seguramente el destino lo tiene señalado para honrar su nombre, convirtiéndose en un contador de historias del ciclismo en la medida en que los años van pasando.

Pero Alberto muy seguramente sentiría un nudo en la garganta si tuviese que contar la historia acaecida con su brillante carrera deportiva desde el mes de Julio de 2010 cuando fue encontrado positivo por clemebuterol (0,0000000005 picogramos), en UNO de los muchos exámenes a que se debió someterse en desarrollo del Tour de Francia de ese año pues su condición de líder y ganador de etapas y finalmente campeón le obligaba a ello, además de los CIENTOS de exámenes realizados en sangre y orina, pasaporte biológico, etc., etc. antes y después de aquel triste y lamentable día y episodios subsiguientes.

Han sido 18 meses en los cuales este Contador de historias ha debido enfrentar la carrera más difícil de su vida. Increíblemente para correrla, Contador no ha podido valerse de su bicicleta y de la fuerza de sus músculos y de su corazón, sino ha tenido que acudir a un ejército de abogados, médicos, técnicos, científicos, como coequiperos y ha tenido como rivales a la máxima autoridad del ciclismo (UCI), que se encargó de ignorar la decisión de la Federación Española a la cual había encargado el juzgamiento y decisión en torno a este caso, pasando entonces en la compañía de la Wada (Agencia Mundial Antidopaje), a hacer equipo y acusar a Contador en el TAS (Tribunal de arbitramento deportivo), para que esta última y máxima autoridad deportiva decidiera un caso que ha tenido ribetes de telenovela. El mismo TAS, ha aceptado que no existe comprobación de dopaje, lo que hace más incomprensible el tiempo que se gastaron para llegar a esa conclusión y la polémica decisión.

Y finalmente, Contador ha sido derrotado en esta carrera. Su equipo no ha podido superar la fuerza de los entes superiores que le han declarado definitivamente culpable, despojándole del título que gano ese año en Francia y de todo lo que gano después, incluso del Giro de Italia 2011, hasta la semana antepasada cuando ganó en Argentina dos etapas del Tour de San Luis. Contador ha sido sancionado con 2 años de suspensión retroactiva que se vence en agosto próximo y con una multa superior a dos millones y medio de euros como perdedor del caso, además de la pérdida de los puntos que por sus victorias le ha aportado a su equipo en la jerarquía mundial UCI que clasifica hombres y equipos en la élite del ciclismo mundial.

No cabe duda alguna para decir que es un caso  y una decisión que le han causado un enorme daño al ciclista, a su equipo y al mundo del ciclismo en general, por la cantidad y calidad de implicados, el procedimiento empleado , la cantidad de tiempo que se necesitó, lo que da nuevamente oportunidad  para que -otra vez – el ciclismo sea  primera página en los medios, ésta vez por uno de los dos motivos por los que suele aparecer prioritariamente : positivo, mientras el otro motivo es ciclista muerto en carrera.

Se ha tratado de un caso que ha rayado en los confines de lo absurdo e incomprensible en muchos aspectos y que admite muchas más preguntas que respuestas, así el dossier del TAS tenga 98 páginas y la UCI diga que no hay ganadores, lo que es eminentemente cierto (Todos aquí son perdedores).Tal vez aquí se cierre el caso Contador pero las heridas siguen abiertas los cuestionamientos seguirán apareciendo. Si bien es cierto que los reglamentos están para cumplirse y respetarlos no menos cierto es que en nombre de la ley también se han cometido muchos exabruptos y existe el sagrado derecho a disentir de esos fallos que a la luz de los hechos resultan incoherentes con la realidad de un hombre que antes y después de ese lamentable resultado adverso ha venido sosteniendo su inocencia y demostrando su innegable clase de campeón, reconocida por sus propios adversarios y entendida por quienes creemos que definitivamente es la clase, entrenamiento, sacrificio y condición,  la base que hace al gran campeón y nadie tiene ni tendrá dudas acerca de la clase de campeón que ha sido, es y seguirá siendo Alberto Contador.
 
Volverá en Agosto y aparecerá seguramente en la Vuelta de su propio país y lo hará seguramente con mayor entusiasmo y empujado por el infinito anhelo de superar en su historia este doloroso, largo y lamentable episodio que seguramente ni él ni el ciclismo se merecía. No lo duden.

.


blog comments powered by Disqus